Poética personal de la marquesa Alba

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

Mascara

Mi rostro

Mi rostro de papel es el espejo para una sirena herida,

barro invisible que murmura las lluvias ácidas del siglo XXI,

mujer no identificada, una sombra ambulante.

Mis zapatos en Paris

Mis zapatos

Mis zapatos de cartón se reciclan luna llena, caminan desmemoriados

alrededor del mundo, si tropiezo se rompen olas sobre una caja musical

que repite el tartamudeo de un piano que se expande universo.

Fragmento de memorias

Memoria

Al abrir el relicario de mi memoria, “todas las cosas son ultimas cosas”

alguien escribe sobre el árbol genealógico de sus mentiras, por tradición

el marfil transparente de mis uñas, mide sus fuerzas contra el acero

inoxidable del olvido;  nadie gana, las pausas y puntos suspensivos explican

la eternida que se resume en este instante.

Tragos de eternidad

La Guerra

La guerra me toco los hombros, me echo al suelo;

degolló mi garganta, con balas y cuchillos

me dejó balbuceando sonidos   metálicos,

despojos de esperanza;

me dejó un veneno azul turquesa

en mi almohada apuntando

al animal herido de mis sienes.

Soldad@ desconocid@

Corazones de neón

Corazones de neón cuelgan

De los muros temblorosos de Manhattan

Mueren de heridas demasiado ajenas

Se prenden y apagan

Luces lloronas.

Tarea

Tarea de fin de semana

Este sabado y domingo

contar los pajaros

que miran el atardecer

sobre los cables

contar perros callejeros

contar a los que exigen pan

no cerrar los ojos

no bajar la cabeza.

Auto-retrato

La sangre de mi pecho es fruta

pan y vino

más fuerte que los hombres de la guerra

sobrevivo a sus muertes

cada cuarto menguante

cada centímetro de mi cuerpo

me multiplico humanidad

que guarda los tesoros del océano

en mi sexo.

El naranjo

Hay un naranjo

pariendo la flor de la canela

en la mesa

una niña dibuja pajaros

que parecen flores

emplumadas de petalos

flores embarazadas

mostrando el corazon

un reloj sin tiempo

en una mano esconde un millar de semillas

en la otra

el mar torciendose

y nada.

Como se llaman?

Como se llaman esos animales

que imitan la eternidad

con sus ramas?

Araña

Araña

memoria de tinta

en papel picado

que corta el cesped

para amanecer orquidea.

Una hormiga

Una hormiga se come un elefante

mientras un saxofon

se llora marfil en medio de la selva

subterranea

la hormiga despierta murallas

satisfecha

duerme paquidermo

recargada en un grano

de arena.

En otoño

Este otoño piso sobre el cielo

eres la reina en el ajedrez de mis sentidos

para construir caleidoscopios

lunares que brotan de tu ropa

abandonada

en el paracaidas de mi vientre.

El jardin de la abuela

El jardin de mi abuela

es un circo de pajaros

retrasando vuelos

son estrellas del mar

desiertos matutinos de mi infancia

es una mujer observando

sus fantasmas

en una pecera

de rosas hambrientas.

Herede una piedra azul en la garganta

dos en cada mano

asi me hago arma de carne

hermana del fuego.

Hubo un poema que jugaba

en las orillas de esta hoja

y dibujaba piel con alas

pero era puro olvido.

Los hijos del dolar se suicidan o tiran a matar

son expertos en antidepresivos

calzan piel de vibora y hiena

acarician su sexo como cargando un cartucho

de cabeza atomica.

Amaneci con la cabeza rota en miradas

con un pie adelante del segundero

llena de luna

con los nervios podridos en la arena.


Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s